Flexibilidad para corredores

Aunque pueda parecer que no está relacionado, una buena flexibilidad puede significar la mejora del rendimiento deportivo de un corredor.

Si músculos como los isquiotibiales, los cuádriceps o los gemelos tienen un mayor rango de movimiento podremos correr con una mayor amplitud de zancada y sin miedo a hacernos daño.

De hecho, la flexibilidad juega un papel esencial en la prevención de lesiones, porque permite que los músculos soporten más elongación de lo habitual.

Además, si no trabajamos la flexibilidad y no realizamos movimientos completos al correr, se producirá como consecuencia un acortamiento de nuestros músculos.

Lo que más debe preocuparle a un corredor cuando hablamos de flexibilidad tiene que ver con dos aspectos. Uno es la capacidad máxima que tienen sus músculos para elongarse y otro, la máxima amplitud de movimiento articular de su cuerpo.

Cuanto más se entrene esa flexibilidad, más se mejorarán ambos aspectos y más diestro y ágil será el corredor. En categorías como el trail running, por ejemplo, esta habilidad resultará determinante.

X